Creemos que a Pérez no le dió tiempo a desayunar tranquilamente... ¡¡Imaginamos cuanto trabajo tuvo ese día!