Nos hemos colado en el salón del hogar familiar de Ratón Pérez... ¡Que elegancia señores!